La obesidad

La obesidad, una epidemia colombiana y mundial


De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año mueren millones de personas a causa de la obesidad o el sobrepeso. Millones de adultos tienen sobrepeso y más de 300 millones de personas son obesas.

Existen 42 millones de menores de 5 años con sobrepeso. La obesidad a nivel mundial causa el 44% de las diabetes; el 23% de las cardiopatías isquémicas y algunos tipos de cáncer. El 50% de los niños obesos menores de 5 años continuarán siendo obesos en la etapa adulta y el 70% de los adolescentes obesos continuarán siendo obesos en la madurez de acuerdo a un estudio del England Journal of Medicin de 1997.
En Colombia los datos más relevantes e impresionantes los tiene la encuesta nacional de situación nutricional del año 2010 (ENSIN). Elaborada por el ICBF en base a 50.670 hogares de los 32 departamentos y el Distrito Capital. Los datos de esta encuesta revelan que uno de cada dos colombianos presenta sobrepeso según al siguiente baremo de índice de masa corporal:

  • Normal – 18.5 a 24.9
  • Sobrepeso – 25 a 29.9
  • Obesidad – Mayor o igual a 30

    Las mujeres presentan el 55.2% de la población en sobrepeso y los hombres el 46.6%. Los departamentos con mayor prevalencia son: San Andrés con el 64%; Guaviare con el 62.1%; Guainía con el 58,9% y Vichada con el 58,4%. Un 19,2% se localiza en áreas urbanas y un 13,4% en áreas rurales.

    Solo uno de cada tres colombianos cumple con los requisitos de actividad física. El 39% entre 5 y 64 años no consume productos lácteos al día. Uno de cada tres colombianos entre 5 y 64 años no consume frutas; cinco de cada siete (71,9%) no consumen hortalizas ni verduras al día; uno de cada siete no come carnes ni huevos; uno de cada cinco consume gaseosas diariamente; uno de cada siete consume paquetes diariamente; uno de cada tres consume golosinas y dulces todos los días; uno de cada cuatro consume una comida rápida a la semana y uno de cada seis niños y adolescentes presenta sobrepeso, hecho relacionado con que el 62% de los niños y adolescentes ven TV y videojuegos por más de dos horas al día.

    En medio de la preocupación mundial por el aumento de la obesidad, y en especial de la obesidad infantil, se ha radicado un proyecto de ley que busca promover un estilo de vida y una alimentación saludable, de tomar conciencia sobre los factores de riesgo que conlleva una mala alimentación.

    El 14 de octubre de 2009 se radicó la ley 1355, por medio de la cual “se define la obesidad y las enfermedades crónicas no transmisibles asociadas a esta como una prioridad de salud pública y se adoptan medidas para su control, atención y prevención”. En el artículo 1 de esta ley se declara la obesidad como una enfermedad crónica de salud pública, la cual es causa directa de todo tipo de enfermedades: cardiacas, circulatorias, hipercolesterolemia, estrés, depresión, hipertensión, cáncer, diabetes, artritis y enfermedades del colon, entre otras. Todas ellas aumentando considerablemente la tasa de mortalidad de los colombianos.

    Se busca promoción, estrategias, regulación, etiquetados, guías alimentarias, publicidad y comercialización para su prevención y tratamiento y para esto se creó una comisión intersectorial de seguridad alimentaria y nutricional llamado CISAN, conformado por el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, el Ministerio de Protección Social, de Comercio Industria y Turismo, de Educación, de Ambiente, Vivienda y Desarrollo, Director DEP Nacional de Planeación, Director del Instituto Bienestar Familiar, el Alto Consejero para la Acción Social y el Gerente ICDR.

    El 24 de septiembre fue declarado Día Nacional de Lucha Contra la Obesidad y el Sobrepeso, y su correspondiente semana como Semana de Hábitos y Estilo de Vida Saludable. A pesar de que la ley cumple 5 años en Colombia, su aplicación no ha dado resultado en cuanto a políticas de planeación y educación de dietas saludables y estilo de vida; de buscar reducir la ingesta de grasas, de aumentar el consumo de frutas, legumbres, hortalizas, cereales, frutos secos y proteínas o de reducir la ingesta de azúcares y sal, teniendo en cuenta que en Colombia la obesidad y la desnutrición paradójicamente es una doble amenaza.

    ¿Qué beneficios en salud nos reporta bajar 10 kilos? Disminución de la mortalidad total de un 20 a un 25%; disminución de la presión arterial; disminución de los síntomas de angina en un 91%; mejora de la tolerancia al ejercicio en un 33%; disminución en un 10% del colesterol total y un 30% triglicéridos; disminución de un 30 a 50% de la glicemia en ayunas.

    La dimensión económica del sobrepeso y la obesidad en Colombia y en el mundo incluye el costo directo de la atención a las enfermedades atribuidas a la obesidad y el indirecto de la pérdida de la actividad laboral. Los costos en el sistema de salud son de grandes proporciones si no se hacen medidas preventivas. A pesar de que tenemos una ley vigente, al parecer la desconocemos, y esa preocupación no ha sido más que de leyes y buenas intenciones.

    No es irse en contra de poderosas multinacionales de alimentos, pero sí exigirles etiquetados con información nutricional. Nuestro requerimiento de azúcar al día son 30 gramos, y un solo refresco gaseoso lo supera. Los productos empacados (paquetes) son muy ricos en grasas y sodios. Las golosinas, las comidas rápidas procesadas, la poca variedad en la dieta, el sedentarismo y la poca lactancia materna nos van envolviendo en un estilo de vida nada saludable.

    Se deben hacer campañas de información y prevención, incentivar comidas saludables, un estilo de vida sano y promocionarlo, o mejor exigirlo en colegios y empresas; tomar conciencia sobre los factores de riesgo detrás de una mala alimentación, y poder informar o enseñar la manera de cómo alimentarse en forma saludable.

    Los objetivos, vistos desde nuestra experiencia de 25 años en tratamientos para combatir la obesidad en las clínicas Sergio Rada, pueden lograrse con un tratamiento preventivo adecuado. Debemos empezar por aprender a dar la información correcta a nuestros hijos, a darles una lonchera con productos saludables. Exigir a los productores de alimentos una información nutricional clara en etiquetas y en la información publicitaria. A nuestros funcionarios que controlan la seguridad alimentaria y nutricional, decirles que tomen en serio este problema tan grave de salud pública en nuestra población colombiana.

    Fuente:
    https://www.kienyke.com/kien-bloguea/la-obesidad-una-epidemia-colombiana-y-mundial

    Agende su cita